lunes, 15 de agosto de 2011


Tengo la vaga impresión de estar cerrando el cerco.
Me acerco al final, pero me estoy quedando dentro.
La libertad es un arma despiadada para un alma temerosa. El mundo es inmenso para un grano de arena.
Crecer.
Explotar.
Romper el plástico y escapar.
Tener demasiado tiempo para pensar.
Rebotando contra las paredes del miedo. La muerte acechando en cada minuto malgastado. La culpa. Todas esas cosas que nos estamos perdiendo. Todas esas tardes donde no cogí tu mano.
Dormir abrazados.
Eres el mercader del amor con cuentagotas. Un carcelero que flaquea en la madrugada.
Esta noche hace frío y recuerdo tus brazos.
Mis barrotes son recuerdos.
Recuerdos.
El olor en mi almohada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada