sábado, 2 de julio de 2011


Sólo contemplo el amor entre iguales, pero yo siempre quiero destacar.
Sólo entiendo el amor compartido, pero aquí, para mí, lo mío es mío.
Sólo entiendo el amor pasional, pero pase lo que pase todo mi cuerpo está dormido.
Estoy inundada de paz, de calma. De un mundo inmenso lleno de tranquilidad que no quiero perder. Y, sin embargo, me moriría por poder intercambiar cada parte de mi cuerpo, cada rincón de mi alma a cambio de recibir lo mismo de alguien.
No es más que una enorme contradicción.
No sé si no está la persona correcta o el momento oportuno.
Si eres tú o soy yo o son las circunstancias.
No sé si pido demasiado o si no quiero dar nada.
Sólo sé que no puede haber amor en una guerra abierta aunque sea silenciosa.
La mente de un poeta es un campo de minas.
Sí sólo sabes hablar de amor, no serás nunca un poeta.
Paga tu precio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada