miércoles, 29 de junio de 2011


Sálvame.
De todas las palabras que se clavan. De todos los susurros que me estallan.
De las llamas.
De todas esas voces que me llaman.
Sálvame.
De todos esos ojos que me miran. Del veneno de todas las vecinas.
Sálvame la vida.
Sálvame.
De las heladas en invierno. De los cuervos. De los falsos principitos de los cuentos.
Sálvame.
Déjame en las fauces de los lobos. Vestida de blanco hundiéndome en el lodo. Si estoy en esta jaula no me ahogo.
Sálvame, como siempre has querido.
Sálvame, quedándote conmigo.

6 comentarios: